La Chica Mecánica o el futuro de Bangkok

No porque hayáis vuelto de vacaciones tenéis que perder el saludable hábito que habéis recuperado este verano de leer hasta la etiqueta del aftersun. Así que me permito hacer otra recomendación, por si al salir de la oficina os apetece meteros en historias ficticias de mundos imaginarios que os ayuden a escapar de la realidad.

La Chica Mecánica, de Paolo Bacigalupi, se desarrolla en un futuro no necesariamente lejano donde los teóricos más agoreros del cambio climático y la alimentación transgénica acaban por tener razón: Las plagas asolan la tierra y unas cuantas multinacionales controlan la producción de alimentos patentados libres de enfermedades. Enfermedades que por otra parte han sido creadas por piratas genéticos o las propias compañías y gobiernos para sacar tajada. Todo muy verosímil, en realidad.

Rascacielos de Bangkok
Rascacielos de Bangkok

Sin embargo, en un Bangkok amenazado por el nivel del mar y donde la escasez de energía ha convertido sus rascacielos en poco menos que chabolas para los parias, comienzan a aparecer, en sus famosos mercados, alimentos sanos que se creían extinguidos hace tiempo. Ése es el contexto de una trama muy bien hilada y que vamos descubriendo a través de los ojos de cuatro personajes distintos, ni buenos ni malos, y a menudo enfrentados entre sí: Un empresario americano, un refugiado chino, un guardia del todopoderoso Ministerio de Medio Ambiente y una joven prostituta alterada genéticamente que da nombre al libro.

 

Reconozco que el género de ciencia-ficción no es algo que me enganche a la primera y que la historia ha de ser muy buena para tragar con según qué fantasías, pero en este caso me ha enganchado de principio a fin mezclando acción trepidante con los dramas personales de cada personaje y con inquietantes tramas políticas. Pero por si nos os fiáis de mi opinión, sabed que la novela recibió los premios más importantes del género en el momento de su publicación o la inclusión en la lista de la revista Times de mejores obras de ciencia-ficción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.