Necesitamos aplicaciones para viajar

Dice la Wikipedia – que hace las funciones modernas de palabra de dios- que una aplicación móvil es un «software informático diseñado para ser ejecutado en teléfonos inteligentes (hasta ahí nada que nos sorprenda) y que permite al usuario efectuar una tarea concreta de cualquier tipo, facilitando las gestiones o actividades a desarrollar». Y no sé a vosotros, pero a mí me abruma que cada vez que aparece una aplicación descubramos que hay algo más para lo que necesitábamos ayuda y aún no lo sabíamos.

Uno de los fundadores de Groupon ha lanzado una aplicación para viajes que consiste en audio tours por ciudades americanas en los que actores de Broadway o locutores de radio presentan la ciudad a los visitantes como si caminaran junto a ellos. En este otro artículo de Forbes se atreven a sugerir que Pokemon Go es una aplicación de viajes porque te permite conocer sitios mientras vas cazando bichos por el mundo… ¿Se nos está yendo de las manos?

Viajeros infrecuentes - travel-appsAcabo de comprobar que en el batiburrillo de iconos en el que se ha convertido la pantalla de mi móvil se amontonan 6 aplicaciones de aerolíneas (incluyendo la de Air Europa, que pertenece más bien a la categoría de decoración de pantalla, porque aún no le he encontrado la utilidad). A las más lógicas de Iberia o Easy Jet, en algún momento añadí las de Emirates, Tap y AirAsia y, si no recuerdo mal, también tuve las de LATAM y Vueling, que afortunadamente ya debieron pasar por un proceso de limpieza en mi móvil. Todo esto por la simple comodidad y tranquilidad de llevar en el teléfono los datos del vuelo y la tarjeta de embarque.
También he redescubierto una aplicación de Meliá que no sé cómo llegó hasta ahí, aunque sospecho que una vez me ofrecieron muchos puntos, y quién es capaz de resistirse a los puntos aunque no sepas para qué sirven. Está por ahí la de TripAdvisor, que aún sigue esperando mis comentarios y la de Booking que, sin ánimo de hacerles publicidad, me parece una maravilla que te soluciona un viaje desde la reserva del hotel hasta el mapa o el cambiador de moneda.

Y eso es todo. A mí que me parecía una barbaridad y me creía un viajero moderno y tecnológico, y resulta que esto son minucias. Apple Store y Google Play están llenas de aplicaciones para viajeros de lo más insospechadas. Por encima de las aplicaciones de aerolíneas y cadenas hoteleras, triunfan las versiones en móvil de los buscadores y agregadores como Skyscanner, Kayak, Trivago, Airbnb, Momondo…  Hasta ahí parece normal, pero hay start ups, entrepeneurs o gente muy inquieta, que mientras nosotros estábamos viajando infrecuentemente, se han dedicado a resolver todas las necesidades del viajero desde las más prácticas a las más insólitas.

En los rankings especializados de las mejores travel apps se incluyen aplicaciones que van desde seguimientos de vuelos (FlightTrack) o cambiadores de moneda (XE Currency), hasta aplicaciones para no olvidar nada al hacer el equipaje (Packing Pro), ayuda para superar el jetlag (Entrain), o saber qué factor de protector solar debes ponerte cada día durante tus vacaciones (Sunscreen). Hay una aplicación que te permite acceder a una red de gimnasios para no perder el músculo cuando viajas por España (TravelandFit), y un recomendador de propinas cuando viajas por el mundo (Tipulator). También un listín de números de emergencia en cada destino (TravelSafe); un creador de postales para enviar a los amigos (Touchnote); un señalizador de los parques donde puedes pasear a tu perro cuando viajas con él (BringFiDo); y hasta un catálogo de palabrotas en distintos idiomas que te permitirán insultar apropiadamente en cualquier rincón del planeta (Swearport). No sé si voy a poder sobrevivir sin alguna de ellas.

Si no usáis nada de esto, os estáis quedando atrás en la evolución, que obviamente consiste en necesitar más cosas de las que creíamos. La próxima cola que hagáis para embarcar en el avión la podéis aprovechar para descargar unas cuantas aplicaciones y, de paso, pensar en alguna que aún no esté inventada con la que cubrir una necesidad desconocida pero apremiante y dar el pelotazo.

1 comentario en “Necesitamos aplicaciones para viajar

Deja un comentario