Pintas con historia en Edimburgo

Para conseguir una buena foto de cañas y vistas del Castillo de Edimburgo hay que esperar a ese breve periodo del año en que es físicamente soportable sentarse en una terraza, a no ser que consigas posicionarte en la mesa adecuada junto al ventanal, en The Elephant House, algo casi imposible desde que se supo que J.K. Rowling había pasado horas allí escribiendo las aventuras de Harry Potter. Sin embargo los pubs y tabernas Edimburgueses también tienen buenas vistas e historias hacia el interior.

En la Royal Mile visitamos dos ejemplos emblemáticos: Deacon Brodie’s Tavern es un local dedicado al personaje real -cargo respetable de día, ladrón de noche- que inspiró la historia del Doctor Jekill y Mr Hyde. Además de la propia historia del personaje, dentro pudimos encontrar precios baratos y animación a cualquier hora, tanto que no conseguimos comer porque nos daban una hora de espera. Eso sí, las pintas nos las tomamos.

Un poco más abajo, The Mitre es un clásico y elegante pub con música en vivo, dedicado a la mitra del Obispo de St. Andrews que habitó en el edificio hasta que un incendio lo asoló. Se dice que el fantasma del obispo, como no, aún vaga por el edificio.

También tienen historia los pubs del Grassmarket, y la mayoría una historia relacionada con la horca que se solía colocar en la plaza. Nosotros nos tomamos una Stella a la salud de Maggie Dickson, conocida como la medio ahorcada porque sobrevivió a su ejecución.

Rose Street Brewery, New Town, Edimburgo
Rose Street Brewery, New Town, Edimburgo

Ya fuera del Old Town, el Rose Street Brewery es un buen ejemplo del típico pub escocés con infinidad de grifos de cerveza, similar a los bares que se suceden uno tras otro en la peatonal Rose Street, probablemente la calle con mayor animación nocturna en New Town.

Y como no solo de pintas vive el viajero infrecuente, también degustamos una buena hamburguesa en el Scotsman Hotel junto al North Bridge, una cena de lujo en The Witchery junto al castillo y un exótico perrito caliente en Ox184, un lugar de moda muy moderno en el que se puede comer cuando a uno se le olvida que los horarios de cenas escoceses no son como los españoles.

1 comentario en “Pintas con historia en Edimburgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.