París desde el Sacre Couer

El París fantástico de Amélie

Parece que fue ayer, como casi todo en la vida después de los 30, pero justamente ayer hizo 15 años desde que la película Amélie se estrenó en España.

No sé si la recordaréis: una chica francesa muy imaginativa, con serios episodios psicóticos, nos regalaba su visión de la vida, del amor, y del mundo, y más concretamente París. Todo con un colorido irreal tirando a sepia, precursor de los filtros de Instagram.

La película arrasó en las taquillas francesas, pero también en las españolas y las de medio mundo, recibió multitud de nominaciones y premios, convirtió al personaje en un icono, y contribuyó a idealizar la imagen ya de por sí idealizada de París. Y parecía tonta (La película, no Amélie; o al revés).

París desde el Sacre CouerEsa imagen de ciudad de cuento mostraba lugares muy reconocibles como el Ponts des Arts, el Sena, la Catedral de Notre-Dame, o el canal Saint Martin…  Pero en sus aventuras por la ciudad adquirían mayor importancia el Sacrè Coeur con sus escalinatas y sus vistas a los tejados de la ciudad; y el bohemio barrio de Montmarte, donde vivía la protagonista, y que fue limpiado de pintadas, carteles publicitarios, y cubos y bolsas de basura, para lograr la imagen idílica de la película.

Otros lugares, vulgares y corrientes hasta entonces, pasaron a convertirse en emblemáticos para los fans de la película. Por ejemplo, el Café Des Deux Moulins, en el número 15 de la Rue Lepic, donde trabajaba la protagonista, es ahora un punto de peregrinación para los turistas. El verdadero dueño de la frutería del señor Collignon, en la Rue Trois Freres, convirtió su establecimiento en un pequeño museo de Amélie que incluye hasta los famosos gnomos de jardín que desde entonces han recorrido el mundo. Lo mismo ocurre con estaciones de metro y de tren, e incluso algún viejo cine o sex-shop. Si ves a alguien haciéndose una foto en lugar aparentemente corriente de París, es posible que aparezca en Amélie… O no, son muchas la películas míticas rodadas en esta ciudad que causan afición entre los turistas.

Por si os apatece celebrar el aniversario y recuperar esta película en un día de lluvia y manta como éstos, os dejo con el trailer. Pero por si os liáis la misma manta a la cabeza y os vais uno de estos puentes a París, os paso también un par de rutas que recorren los pasos de Amélie por la ciudad en este blog y en este otro.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.