Birras en la Piazza Navona

Hace hoy justo un año que, cansados de patear Roma de arriba abajo, hicimos un alto en el camino para dedicarnos a uno de mis pasatiempos favoritos: las cañas con vistas. De entre todos los marcos que tiene la ciudad eterna elegimos la monumental (qué habrá en Roma que no sea monumental) Piazza Navona, con los focos apuntando a la fuente de Bernini y la iglesia de Santa Inés. Con el ajetreo nocturno de turistas y locales, los camareros con pajarita y el Ciao constante en la boca para atraer al público, y los Carabinieri, un poco más allá, velando por el orden.

Todo eso se puede observar desde las terrazas de los restaurantes que rodean la plaza, donde te puedes tomar unas Nastro Azurro mientras esperas por la pizza o pasta de rigor. Eso sí, el precio incluye el recargo por las vistas, así que merecía la pena inmortalizarlas, tal vez la única foto que no hicimos con el palo de selfies.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.