FITUR

Ya llega FITUR 2018

Se avecina una nueva edición de la Feria Internacional de Turismo de Madrid, FITUR para los amigos, un enorme bazar para los mercaderes del turismo y un gigantesco escaparate al que se asoman los viajeros empedernidos soñando con sus próximos destinos.

La solera de FITUR

Ahí donde lo veis, FITUR tiene ya 38 años muy bien llevados. Fue allá por el 1980 cuando la Cámara de Comercio de Madrid tuvo la ocurrencia de montar un piscolabis para las empresas dedicadas al sector turístico y atraerlas a la no tan turística capital del reino. La idea contó con el apoyo de la Comunidad y Ayuntamiento y acabaron montando un evento que no ha hecho sino crecer hasta convertirse en una cita clave a nivel internacional.

A aquella primera edición asistieron 1.500 expositores de 37 países y 3.000 visitantes profesionales del sector. Más o menos como una boda real. Fue un éxito para ser el primero, pero una minucia en comparación con las cifras actuales que son abrumadoras: En 2017 FITUR contó con casi 10.000 empresas/organismos expositores de 165 países. Para ponerlo en perspectiva, tened en cuenta que la ONU reconoce 194 países en todo el mundo, por lo que estaríamos hablando de una representación, pública o privada, del 85% del planeta. Para que luego digáis que no se os ocurre a dónde viajar.

Y aún más, el año pasado más de 240.000 personas pasearon por los pabellones de FITUR, que es como si toda la población de la provincia de Guadalajara se empadronara en el IFEMA. De estos, 135.000 visitantes eran profesionales turísticos en busca de negocio, networking o souvenires, que también los hay. Un 18% más que el año anterior.

Por no hablar de los periodistas que cubren la feria, que el año pasaron fueron más de 7.000, incluyendo desaprensivos blogueros de viajes que aprovechan la oportunidad para hablar de nuevos destinos en blogs como este.

Qué podemos esperar de FITUR 2018

Si ya los números de 2017 agobian, la organización advierte que este año habrá mucho más de todo. Más gente, más expositores, más presencia internacional y más espacio: 65.000 metros cuadrados de feria, que en el sistema métrico de campos de fútbol, que es el que se maneja en el periodismo actual, equivale nada menos que a nueve campos repletos de stands, mostradores, maquetas, salas de conferencias, mesas de reunión, folletos y azafatas.

En cuanto al contenido, esta edición de FITUR se presenta como la más tecnológica de la historia, con secciones específicas con FiturTechy en las que se hablará de big data, blockchain, marketing digital, realidad aumentada o aplicaciones para tecnología 5G, que ni si quiera sé lo que es, pero que espero que me expliquen. Todo aplicado al turismo, claro.

Otras secciones ya habituales y que volverán a estar presentes serán FITUR Salud, para el turismo de viajar y arreglarse algo de paso; o FITUR Shopping para los que van a comprar zapatos en Milán y gangas en Nueva York. También FITUR Festivales para lo que planean las vacaciones en función de los festivales de música y FITUR LGTB para el público gay o amante de las siglas. Para los más trajeados y encorbatados están FITUR B2B que facilita reuniones entre profesionales, FITUR know how & export para exportación/internacionalización de negocios, o Investour centrado en invertir en turismo sostenible en África.

Además, La India será el destino destacado de esta edición y por eso será uno de los países con más presencia tanto pública como privada, pero será interesante ver qué ofrecen los grandes destinos internacionales como México, Francia o Estados Unidos, además de los nacionales, entre los que Andalucía, Canarias o Cataluña suelen contar con los pabellones más grandes.

Se espera también, como todos los años, que las grandes empresas aprovechen la repercusión mediática para realizar grandes anuncios: fusiones, salidas a bolsa, aperturas de hoteles, nuevas rutas aéreas, creación de programas de fidelización, lanzamiento de nuevas tecnología que revolucionarán el turismo, o no.

5 días para ver FITUR

Cinco días de feria, nada menos. FITUR abrirá sus puertas del 17 al 19 de enero para profesionales y el fin de semana, 20 y 21, para público general. Si estáis en Madrid o estáis a tiempo de venir, yo lo recomiendo, por interés profesional o vacacional, o aunque solo sea por la esperanza de encontrar tapas de jamón en el stand de Extremadura o un sombrero de regalo de cualquier país caribeño.

Eso sí, los que no tengáis intención de ir a la feria, dejad la visita a Madrid para otra ocasión, porque esta semana se prevé, como cada año, un lleno total en los hoteles y plazas de tren y avión, además de sobresaturación en restaurantes y locales de ocio de la ciudad.

Yo pretendo ir. Y no será la primera vez, ya iba en calidad de estudiante en busca de posters de playas para la habitación (y chupitos de vodka en el stand de Suecia, para combatir el frío de enero); y más tarde también por obligación, profesional, pero esta es la primera vez que voy a modo de bloguero con la intención de describirlo luego. Ya os contaré.

Deja un comentario